Con satisfacción y muchas aspiraciones se celebra el 28 aniversario de la creación del Instituto de Biotecnologías de las Plantas (IBP) en la UCLV. La gala de celebración tuvo lugar en la mañana de hoy, 19 de noviembre, en el engalanado teatro de dicho centro.

Osvaldo Fernández Martínez, director del IBP, afirmó: «Como todos saben ha sido un año muy difícil, con muchas vicisitudes producto de la COVID-19. Sin embargo, esto no impidió que se siguiera trabajando durante cada día. Nosotros no renunciamos a ninguno de nuestros objetivos en el año y todo parece indicar que van a cumplirse satisfactoriamente.

En la gala, Irenaldo Delgado, director de la Estación Territorial de Investigaciones de la Caña de Azúcar (ETICA) entregó un reconocimiento a los trabajadores del IBP por los encomiables resultados del centro en el estudio del cultivo. Dicho reconocimiento fue recibido por el  director, Fernández Martínez.

Nuevos Convenios de Colaboración

La mañana fue muy fértil en lo que respecta a venideros proyectos. En el marco de la celebración Fernández Martínez firmó nuevos convenios de colaboración con Irenaldo Delgado Mora y Pablo Machado Armas, representante de la Empresa de Semillas. Convenios que persiguen fortalecer las investigaciones y desarrollar la agricultura nacional.

En la gala se reconoció a los trabajadores que han brindado servicios al centro por 5, 10, 15, 20, 25, 30 y 35 años. A estos trabajadores —de 30 y 35 años en el centro— se les reconoce todo su trabajo anterior, el cual paulatinamente se fue perfilando para la creación del IBP. Al respecto, asegura el director: «en ellos está la génesis del instituto».

Casi al término de la velada, en diapositivas se mostraron los momentos más memorables de este 2020 en el IBP. Entre ellos sobresalen: el Acto por la entrega del Vanguardia Nacional al IBP, el acto por el 24 aniversario de la visita de Fidel al centro y la visita del actual presidente, Miguel Díaz Canel.

Para terminar, los trabajadores no ocultaron su entusiasmo y entonaron el Felicidades al IBP. Sirva esta celebración de homenaje merecido a estos trabajadores, a ellos mismos —la mayoría soldados desconocidos— que durante muchos años han consagrado su vida al IBP.