El 10 de julio de 1902 nació el destacado poeta y periodista Nicolás Guillén, considerado el principal representante de la poesía negra en Latinoamérica.

En sus obras el poeta trató temas como la discriminación racial, la explotación laboral y la lucha por la libertad, inspirando a generaciones enteras a levantarse contra la injusticia. Su estilo único combinaba el lenguaje coloquial con la musicalidad de la tradición afrocubana, por lo que se considera uno de los más grandes poetas de su tiempo.

Hoy, la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, al recordar a Nicolás Guillén, no solo celebra su talento artístico, sino también su valentía al plasmar en sus versos la realidad de su tiempo, denunciando las desigualdades y la opresión que afectaban a su pueblo. Así, evidencia su compromiso con la causa de los oprimidos. Su legado, cargado de un profundo sentido de justicia y solidaridad, perdura recordándonos que la poesía puede ser una poderosa herramienta de transformación social.

Fue un poeta vinculado a la Revolución cubana y a los orígenes africanos, y constituyó una figura importante por varias razones. En primer lugar, su obra poética es considerada fundamental en la literatura latinoamericana y caribeña. Su activismo a través de la poesía lo convirtió en un símbolo de resistencia y lucha contra la injusticia. Desafió las normas literarias establecidas, abriendo nuevos caminos para la poesía de su tiempo. Entre sus obras más destacadas se encuentran: Motivos de son (1930), Cantos para soldados y sones para turistas (1937) y El son entero (1947).

Nicolás Guillén falleció el 16 de julio de 1989 en La Habana, Cuba. Tras su muerte, dejó un legado poético y político que sigue siendo relevante en la actualidad. Estudiosos de la poesía continúan acercándose a su obra, debido a su originalidad, compromiso social y su profunda exploración de la identidad afrocubana.